Changing a city’s skin, changing a city’s mind

I am from Bogotá, Colom­bia. It was not till after three years of liv­ing in NYC that I found out that Bogotá is now con­sid­ered one of the best exam­ples of urban cli­mate lead­er­ship. What I wit­nessed around 10 years ago was the very encour­ag­ing vision of two may­ors in Bogotá. The first mayor was inter­ested in chang­ing the cit­i­zens’ behav­ior and men­tal­ity, and the sec­ond one was inter­ested in beau­ti­fy­ing the city.

The first one, a math­e­mati­cian, philoso­pher, and politi­cian by pro­fes­sion, cre­ated social cam­paigns to gen­er­ate “a global cit­i­zen­ship con­scious­ness,” tar­get­ing cit­i­zens liv­ing in the cap­i­tal, with ori­gins from all over the coun­try, and ide­al­iz­ing a greener city with fea­tures like bicy­cle paths. The other, an urban plan­ner, put some of these ideas into action: cit­i­zens noticed a more orga­nized, cleaner, and greener city with trees, bicy­cles, beau­ti­ful side­walks, parks, rivers, and lakes. These men, Antanas Mockus and Enrique Peñalosa,  had an incred­i­ble impact in mak­ing Bogotá a bet­ter place to live.

And maybe that is what is now is vis­i­ble in NYC, where indeed there seem to be more and more peo­ple con­cerned about the city. More cam­paigns encour­ag­ing cit­i­zens to recy­cle and to use paper bags instead of plas­tic ones. More peo­ple doing out­door events, exer­cis­ing, using pub­lic trans­porta­tion and bik­ing. Accord­ing to a sur­vey reported in the New York Times,  six years after the Bloomberg admin­is­tra­tion began adding 255 miles of bicy­cle lanes onto streets pre­vi­ously ded­i­cated to auto­mo­biles, New York­ers have grad­u­ally become accus­tomed to bicy­cle lanes. And even though bicy­cling still remains far from main­stream in New York City, what is true is that lanes are another option for greener trans­porta­tion. Accord­ing to Dr. Bar­rie Cas­sileth, in an inter­view fol­low­ing the NYT sur­vey, these bike lanes “will get rid of some of the pol­lu­tion from auto­mo­biles and reduce the amount of auto­mo­bile traf­fic” on NYC streets. Dr. Cas­sileth went on to note that bikes make for a cleaner, safer, more invit­ing, and health­ier city.

As Ricardo Mon­tezuma, one of the most renowned archi­tects from Colom­bia, affirms, “the great achievements…are the result of a new kind of gov­ern­ment cen­tered on issues rather than party pol­i­tics or ide­ol­ogy… Res­i­dents feel a new sense of own­er­ship, belong­ing, and pride in the city, that was vis­i­ble in the use of ‘ciclo-vía noc­turna’ (night ciclo-vía, a bicy­cling event on Bogotá’s bike paths), an evening in Decem­ber 2002 when more than 3 mil­lion peo­ple cel­e­brated in the streets.”

Here in NYC, Mayor Bloomberg has taken sig­nif­i­cant steps to lessen our envi­ron­men­tal impact. How­ever, he can’t revamp the city alone. The model that Bogotá has estab­lished can and should lead the world in the direc­tion of environmentally-friendly cities. Per­haps, as we try to cre­ate a greener city, we should be look­ing south to the efforts of the may­ors in Bogotá.

Check out the doc­u­men­tary CITIES ON SPEED — Bogotá Change for a closer exam­i­na­tion of the steps that Mockus and Peñalosa took to make Bogotá the envi­ron­men­tal leader city when they governed.

Pho­tos: Wiki­me­dia Com­mons (top) and TEDx (bottom)

Yo soy de Bogotá, Colom­bia. Sin embargo, no fue sino hasta después de tres años de vivir acá en NYC, que oí que Bogotá había sido con­sid­er­ada uno de los mejores ejem­p­los de ciu­dades urbana según el Cli­mate Lead­er­ship Broup.  Como muchas ciu­dadanos, lo que pude visu­alizar hace unos 10 años fue a un par de alcaldes vision­ar­ios optando por una mejor ciu­dad. El primero, se interesó por el cam­bio del com­por­tamiento y men­tal­i­dad de los ciu­dadanos, mien­tras que el segundo, se interesó por el embel­lec­imiento de la ciudad.

 

El primero, un matemático, filosofo y político de pro­fe­sión, creó cam­pañas sociales para generar una “con­cien­cia de ciu­dadano global” en los ciu­dadanos que vivían en la ciu­dad y que venían de todas partes del país. Les hablaba de una Bogotá más verde con ciclo-rutas. El otro, un urban­ista, con­siguió poner estas ideas en acciones. Los ciu­dadanos vimos una ciu­dad más orga­ni­zada, limpia y verde, con más arboles, bici­cle­tas, boni­tos andenes, par­ques, ríos y lagos. Estos dos hom­bres, Antanas Mockus y Enrique Peñalosa, tuvieron un gran impacto.

Y quizás es eso mismo, lo que hoy en día se puede percibir en NYC, donde al pare­cer  hay más y más ciu­dadanos pre­ocu­pa­dos por su ciu­dad. Más cam­pañas en pro del reci­claje, alen­tando a los ciu­dadanos el uso de bol­sas de papel en lugar de bol­sas de plás­tico. Más gente real­izando activi­dades afuera, ejercitán­dose, haciendo uso del trans­porte público y usando sus bici­cle­tas. De acuerdo a una encuesta del New York Times, seis años luego de que la admin­is­tración Bloomberg diera ini­cio a la planeación de unas 225 mil­las de ciclo-rutas, los Neoy­orki­nos han con­seguido acos­tum­brarse al uso de las mis­mas. Y aunque el ciu­dadano común aun no ter­mina por acos­tum­brarse a desplazarse en bici­cleta, lo cierto es que las ciclo-rutas han sido ejem­plo de una opción mas ecológ­ica de trans­porte. Según una entre­vista real­izada a Bar­rie Cas­sileth, “estas ciclo-rutas servirán para dis­minuir de alguna forma la polu­ción pro­ducida por los vehícu­los así como del trafico mismo”  en las calles de Nueva York. El mismo Cas­sileth afirmó que las bici­cle­tas harían de la ciu­dad una ciu­dad más limpia, segura, acoge­dora y saludable.

 

Como afirma Ricardo Mon­tezuma, uno de los arqui­tec­tos mas cono­ci­dos de Colom­bia, “los grandes logros … son el resul­tado de un a nueva forma de gob­ierno mas enfo­cado en prob­lemáti­cas sociales que en ser tradi­cional­mente par­tidista… Los ciu­dadanos tienen un nuevo sen­timiento de autonomía, perte­nen­cia, y orgullo hacia su ciu­dad, que se hizo vis­i­ble en el uso de la ciclo vía noc­turna de Diciem­bre de 2002 cuando mas de 3 mil­lones de per­sonas se reunieron en las calles“.

 

Acá en NYC, el alcalde Bloomberg, ha dado grandes pasos para mejo­rar el impacto ambi­en­tal. Sin embargo, esto es algo que el no puede hacer solo. El mod­elo que Bogotá estable­ció podría y debería ser seguido por otras ciu­dades apos­tán­dole así a un mundo mas ami­ga­ble con el medio ambi­ente. Tal vez, mien­tras trata­mos de crear una ciu­dad mas verde, deberíamos obser­var los esfuer­zos real­iza­dos en el sur por estos alcaldes de Bogotá.

Para mayor infor­ma­ción rela­cionada con los pro­gra­mas puestos en prác­tica por Mockus y Peñalosa, observa el doc­u­men­tal CITIES ON SPEED — Bogotá Change.

Fotos cortesía de: Wiki­me­dia Com­mons (top) and TEDx (bottom)